Oración del inmigrante

Espíritu Santo, tú que guíaste a María y a José
con el Niño camino de Egipto;
tú que les concediste valor, fortaleza y esperanza
para vivir aquellos años de oscuridad
lejos del calor de su familia, de sus amigos;

Tú, que les acompañaste en su compartir día a día
con otro pueblo, otra religión, otra cultura;
tú que también te alegraste con ellos
en el gozo del regreso,
acoge hoy, bajo tu amor protector,
a tantas personas que por tantos motivos
viven lejos de su tierra, de su hogar.

Espíritu Santo, tú que eres el único que sondeas
y conoces lo profundo del hombre,
ayúdanos a superar cualquier apariencia
y a acoger al hermano que llega, como hermano.

Espíritu Santo, haz que todos los hombres
nos sintamos emigrantes de nuestra verdadera patria
y peregrinos hacia el hogar eterno.
Derrama, oh Espíritu Santo, tu luz poderosa
para que no extraviemos el camino,
derrama tu amor entrañable
para que sepamos darnos unos a otros la mano.

Deja un comentario